Fotografía: CPI Colombia

Yanette Bautista, toda una vida de lucha y búsqueda

"El exilio es la muerte en vida, el desarraigo, la soledad".

Ante la insistencia de su hija Andrea, Yanette le pidió a su hermana Nydia Erika ser la madrina de la primera comunión de su hija. Nydia aceptó y, a su vez, le propuso a Yanette que fuese madrina de su hijo Erik, de tal modo que ambos niños hicieron la primera comunión el 30 de agosto de 1987. Ese mismo día, después de la ceremonia, la familia Bautista se encontraba celebrando cuando Nydia Erika salió a acompañar a una amiga a tomar el bus. En ese momento actores armados legales del Estado se la llevaron, la torturaron y por muchos años estuvo desaparecida (Romero 2020). 

Yanette junto con su padre se dedicaron a buscarla subiendo al transporte público con su fotografía y tratando que alguien escuchará su caso. Luego, se enteraron de que la desaparición de Nydia Erika tuvo que ver con sus convicciones y luchas, así como su compromiso generoso con los derechos humanos. 

Tres años después encontraron el cuerpo de su hermana y pudieron despedirse de ella de manera digna. Sin embargo, Yanette no se detuvo y comenzó un arduo trabajo contra la impunidad frente a la desaparición de Nydia Erika. Esto implicó enfrentar amenazas que la hicieron vivir 10 años exiliada en Alemania. Desde ahí continuó con persistencia incasable trabajando por los derechos de las personas buscadoras y se convirtió en la presidenta de la Federación Latinoamericana de Asociaciones de Familiares de Detenidos y Desaparecidos. 

En homenaje a su hermana Yanette Bautista, junto con su hija Andrea, crearon en 1999 la Fundación Nydia Erika Bautista, organización que trabaja por el reconocimiento de los derechos y violencias diferenciadas que viven las mujeres buscadoras, en su mayoría, madres, hermanas, hijas, amigas, tías, entre otras que han dedicado su vida a la búsqueda y reparación ante la ausencia y el silencio del Estado frente a la desaparición de sus familiares y seres queridos en el marco del conflicto armado colombiano. 

La Fundación Nydia Erika Bautista lleva 23 años en Colombia trabajando por los derechos de las mujeres buscadoras, asesorándolas, orientándolas y acompañando sus procesos de resiliencia y emprendimientos con el fin de crear un proyecto de ley que reconozca las violencias diferenciadas que viven a diario . En el año 2011 crearon una Escuela de Liderazgo, con el fin de socializar los saberes acumulados de esas mujeres llamadas Buscadoras. 

Actualmente, bajo el liderazgo de Yanette y Andrea, a la Fundación la conforman 400 familiares, en su mayoría mujeres, de desaparecidos del Putumayo, Valle del Cauca, Bolívar, Cauca, Meta, Casanare y Bogotá, incluido el Resguardo indígena Kichwa San Marcelino y afrodescendientes en el norte del Valle del Cauca y Bolívar. Es así como, desde la orientación jurídica y el acompañamiento, buscan erradicar la impunidad, hacer justicia y construir paz en honor a la memoria de sus seres queridos. 

 

Por. Luisa Gáfaro, Community Manager

Comparte este artículo:

Facebook
Twitter
Email
WhatsApp
En contexto

Artículos relacionados

Infórmate

Manténte actualizado con nuestro boletín

nuestras redes sociales